//
you're reading...
Varios

La recualificación urbana de Buenos Aires (IV): Boca

Boca es, probablemente, el más emblemático barrio popular de la ciudad de Buenos Aires. No solo es sede del popular equipo de futbol, también es zona característica de las típicas viviendas colectivas y espacio industrial y portuario. En la década de los noventa, fue objeto de de una de las operaciones urbanísticas más importantes desarrolladas por el agente público sobre la ciudad consolidada. A pesar de que la misma ha conllevado una cierta renovación urbana y tematización de una parte ínfima del barrio, la tugurización que había padecido durante la segunda mitad del siglo XX no parece haberse frenado.

La polarización histórica tradicional de Buenos Aires es la de un norte predominantemente de clase media y residencial y un sur industrial y obrero. Ambos sectores han sido históricamente segregados por el eje formado por las avenidas Mayo y Rivadabia. No obstante, con el crecimiento de la urbe durante el siglo XX, la polarización social iría adquiriendo un claro componente centro periferia, con los sectores con menor poder adquisitivo ubicados preferentemente en el cono urbano y con una progresiva elitización de la capital federal. Hoy día, gran parte del municipio de Buenos Aires parece ser un conjunto de barrios de clase media, salpicados de bolsas de inmigración económica y pequeñas villas. No obstante, el extremo sur sigue siendo marcadamente popular y nada cosmopolita, especialmente entre el límite municipal marcado por el Riachuelo y la autovía 25 de Mayo. Esta es una de las famosas carreteras urbanas de la dictadura que interrumpen la continuidad de la urbe, barrera interna que sirvió para eliminar sectores populares en el centro fruto de la propia obra (hubo desalojos por la fuerza) y quizás también para fragmentar el típico sur obrero. Hoy día el sector al sur de esta autovía agrupa el mayor continuo de barrios populares de la ciudad: Constitución, Boca, Barracas, Nueva Pompeya, Villa Lugano, Villa Soldati, etcétera. Formada por barrios históricos degradados en su extremo oriental, suburbios de autoconstrucción con importantes contingentes de inmigrantes andinos, algún ocasional polígono de viviendas, unas cuantas extensas villas miseria en el extremo occidental y en las márgenes del Riachuelo y estructuras industriales, a menudo obsoletas y muchas abandonadas.

De este particular sur bonaerense, Boca supone su extremo oriental. Arrabal histórico de la ciudad y separado del centro urbano en su origen, recibe su nombre por encontrarse en la boca del Riachuelo. Tiene su origen en el puerto pesquero y crece durante todo el XIX como barrio de estibadores y jornaleros. Conforme se fue acercando el 1900, el asentamiento de población inmigrante (españoles e italianos) hizo que creciese el barrio y el hacinamiento y que pronto fuera engullido por el continuo urbano de la ciudad. Su carácter obrero viene dado tanto por ser parte del primer distrito industrial de la ciudad, junto al vecino barrio de Barracas, como por la relación con el río, siendo un sector insalubre e inundable y por ello denostado por las clases medias. Al igual que San Telmo, es hogar de las emblemáticas viviendas colectivas en alquiler, conventillos, que acogían a finales del XIX a un tercio de la población del barrio, siendo conocidas la frecuencia de los desalojos y las huelgas de inquilinos. Las viviendas aquí adoptan un tipo autóctono, de chapa y madera, que las aproxima estéticamente a una villa de lata con instalaciones más elaboradas. También de forma similar a San Telmo, iniciaría su decadencia demográfica en los años cincuenta, con un éxodo sostenido prácticamente hasta la actualidad. Aquí el declive tiende a relacionarse no solo con la desinversión, sino también con la reconversión industrial posterior a la década de los setenta, decadencia del puerto y desempleo de los trabajadores del mismo.

Su intervención comienza en la segunda mitad de los noventa, dirigida por el gobierno de la ciudad Buenos Aires. Una operación consistente en la construcción de defensas costeras contra las inundaciones y ajardinamiento como paseo de río. Resulta increíble que dichas defensas tuvieran que esperar hasta tan reciente fecha, algo que sólo  se explica por la posición marginal y sin influencia política de los moradores del barrio. En cualquier caso, la operación implica la renovación intensa del paisaje en la zona de Vuelta de Rocha, antiguo astillero sobre el meandro del Riachuelo antes de desembocar en el rio de la Plata. En las manzanas colindantes al paseo de río se produce una intensa renovación urbana y terciarización en una operación de promoción del sector como enclave turístico.

A pesar de la intervención La Boca sigue siendo en su mayor parte un barrio humilde y terriblemente degradado. La mayor parte del paisaje lo conforma un cuantioso patrimonio industrial abandonado, diminutas villas creciendo en solares abandonados, edificios modernistas de viviendas colectivas en muy mal estado y las típicas viviendas de chapa y madera, de hasta tres pisos de altura, chabolas colosales. Todo ello en un espacio público también muy degradado y que transmite sensación de abandono institucional. Solo en el extremo occidental, próximo a Barracas, parece haber existido una cierta renovación del caserío. No obstante, llegando al arroyuelo, a la Vuelta de Rocha, aparece repentinamente una mezcla entre paseo de ría industrial y pequeño enclave turístico donde se tematiza el barrio portuario con bares de tango, tiendas de suvenires, figurantes disfrazados de chulo y conventillos de chapa, pintados en colores básicos  y visitables por los turistas. Aquí, la miseria se convierte en negocio, la chabola, la infravivienda, se transforma en atracción para el turista brasileño vía folclore. Un par de galerías de arte dan tapadera artística al despropósito. El absurdo de la pequeña simulación, flanqueada por el necesario despliegue policial, es mayor en cuanto que cruzando tres calles puede encontrarse el original y ver gente realmente viviendo en la miseria.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La recualificación urbana de Buenos Aires « Isotropía - agosto 10, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: